Translate / Tradueix / Traducion / Übersetzen ...

miércoles, 22 de agosto de 2007

Lucidez

Corto (01/08/2007): Réquiem por el cine espeso
Corto (16/08/2007): Yo estaba allí

Woody Allen ha tenido tiempo de escribir, entre toma y toma de su proyecto español, un texto sobre la muerte de Bergman. La verdad es que me consuela comprobar que Allen sigue siendo una persona certera no sólo cuando rueda sino cuando escribe. He leído su texto y me rindo ante la sencilla lucidez de sus ideas-fuerza:

1-Al artista no le salva su obra (por genial que sea), éste la vendería si eso pudiera prolongar su vida. Él dice que es una broma, pero estoy seguro de que es algo que le atormenta a menudo. Quizá sea una pose falsamente vitalista, pero en cualquier caso tiene toda la razón.

2-El artista espeso no resulta tan espeso cuando se poseen unas mínimas claves: Allen ofrece como ejemplo la que abre El silencio (1963).

3-La obra espesa de un artista no significa que su autor sea un atormentado, un pedante ni un rarito: Bergman era una persona vital y bromista que adoraba a las mujeres (qué curioso, exactamente como Woody).

Woody Allen, aunque lo niegue, lo rechace humildemente, o ponga océanos entre su prestigio cinematográfico y la alargada sombra de Bergman, es el cineasta que ha heredado su aura, aunque sólo sea porque tuvo contacto permanente (siempre por vía telefónica) con Bergman. Está claro que ambos hacen un cine muy diferente, pero sus temas (y por tanto sus preocupaciones) están muy cerca. Allen es, una vez desaparecido Bergman --aunque no lo admita--, el cineasta vivo más influyente del momento.

Ya sé que esto no va a prolongar tu vida, pero la lucidez que la recorre nos la hace --puede que a ti también-- más soportable. Gracias Woody Allen.
Publicar un comentario

Me gusta

Otros textos relacionados (o no):

Plugin para WordPress, Blogger...